LA MASACRE EN NORUEGA Y LOS EXPERTOS EN (T)ERRORISMO

Noruega y los expertos en (t)errorismo

Por Karim Al-Gawhary- Para Sin permiso

Noruega ha sido el Fukushima de los expertos en terrorismo. Lo que sucedió unos minutos después de conocerse el ataque, cuando comenzaron a aparecer los análisis sobre su presunta autoría, puede describirse sin problemas como un craso sinsentido. Ya fuera en las cadenas de televisión abiertamente de derechas, como la ARD o la ZDF, o en las privadas, como la NTV o N24, por todas las televisiones desfilaron los proclamados expertos sobre violencia militante para hablarnos del arsenal que se guardan en la manga los islamistas. En poco tiempo la opinión pública se familiarizó con la rama de escandinava de Al-Qaeda y se echó gasolina al generoso fuego de la islamofobia.  

La argumentación ofrecida para la autoría islamista se corresponde, de hecho, con un insulto al intelecto del espectador: “Coche bomba + un montón de explosivos= viene de abajo y se debe a las caricaturas danesas.” Ésa fue la fórmula, poco seria, coreada al unísono por los autoproclamados expertos en terrorismo.

Hay que reconocer que la existencia de nuestros expertos en terrorismo no es envidiable. Nada más explotar una bomba han de presentarse en un programa de televisión para ponerse a leer los posos del café, y hacerlo en un momento en el que apenas hay hechos fehacientes sobre la mesa. ¿Qué puede responder el experto de la ARD en terrorismo, Becker, cuando la presentadora de la edición especial del Tagesthema le espeta: “Las autoridades sospechan de un ataque islamista, ¿qué pistas hay de ello?”? Uno naturalmente se pregunta a qué suposiciones se refiere la presentadora cuando en aquel momento las autoridades noruegas, inteligentemente, no se habían pronunciado sobre la autoría del atentado. Pero una respuesta así sería muy poco espectacular y no se correspondería con el talante de los renombrados expertos en terrorismo.

Un experto debería, por definición, ponderar los hechos y luego exponer su análisis. A menudo muchos periodistas y expertos demuestran alguna entereza con la afirmación “todavía no lo sabemos”. Pero eso no se corresponde, una vez más, con el “tiempo real” del terrorismo para los medios de comunicación, para quienes el atentado debe ser aclarado de inmediato, cuando ni siquiera se ha posado el polvo. Pero ése es otro tema. Traten de recordar cuándo un experto en terrorismo ha ayudado en alguna ocasión a una esclarecer o aumentar algo su conocimiento sobre el tema. En cualquier caso, las afirmaciones de los expertos en terrorismo nos dicen mucho menos que los informes de la policía o la primera conferencia de prensa. En este sentido, los expertos en terrorismo sólo sirven para llenar el hueco, se limitan a cumplir con la función de teloneros del espectáculo. Antes de que la banda de música tenga que esperar toda la tarde hasta que aparezcan las primeras suposiciones o incluso las primeras pruebas, ellos tienen que propagar el miedo y una opinión mal formada.

Quizá los medios de comunicación debieran, en casos como el de Oslo, tener sencillamente el coraje de mantener el vacío por espacio de algunas horas. Si llegasen a cumplir con esta virtud, entonces desaparecería, sin recambio, la profesión de los expertos en errorismo.

Karim Al-Gawhary es corresponsal del diario tageszeitung para el mundo árabe. Vive y trabaja en El Cairo, Egipto.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s