LA CRISIS DE LA DEUDA EN ESTADOS UNIDOS: LLEGANDO A LA LOCURA – Por Paul Krugman

Getting to Crazy

By PAUL KRUGMAN -para New York Times

      No hay muchos aspectos positivos en la cercana posibilidad del default de Estados Unidos.

Pero ha existido, debo admitirlo, un elemento de simpático y cómico  alivio, — en la onda del humor negro — en el espectáculo de tanta gente que había venido negando la posibilidad y de repente se han despertado olfateando la locura.

Una buen número de comentaristas parecen shockeados al comprobar cuan irracionales pueden ser los Republicanos. Y preguntan:” ¿Están dementes los del G.O.P.?” ( Great Old Party = Republicanos )

Buen, sí, así es. Pero no es algo que sucedió de repente, es la culminación de un proceso que ha venido durando décadas. Cualquiera que aparezca sorprendido hoy ante esta irresponsabilidad, o no ha estado prestando atención a lo que sucedía, o ha mirado adrede hacia otro lado.

Y permítanme decirles a aquellos que de pronto están desesperados por la salud mental de uno de nuestros dos grandes partidos: la gente como ustedes tienen cierto grado de responsabilidad por ese estado partidario actual.

Hablemos por un minuto acerca de que cosa están rechazando los Republicanos

El Presidente Obama ha sido muy claro en sostener que esta deseando firmar un acuerdo de reducción del déficit que consiste abrumadoramente en recortes del gasto, y que incluye recortes draconianos en programas sociales clave contemplando hasta elevar la edad para poder optar el programa Medicare.

Estas son concesiones extraordinarias. Como señala Nate Silver en el Times, el Presidente ha ofrecido concesiones que están mucho más a la derecha de lo que el votante americano promedio prefiere ¡ de hecho están incluso un poco a la derecha de lo que el votante promedio Republicano prefiere!.

Aun así los Republicanos se siguen negando. Sin duda están amenazando con forzar un default de Estados Unidos, y generar una crisis económica, a menos que consigan un acuerdo en base a sus propuestas únicamente. Y ésto era absolutamente predecible.

En primer lugar, el moderno Partido Republicano no acepta la legitimidad de un presidencia Demócrata – cualquier presidencia Demócrata-.  Vimos esto con Bill Clinton, y lo volvimos a ver nuevamente tan pronto como el Sr. Obama se hizo cargo de su oficina.

Como resultado de todo esto, los Republicanos están automáticamente en contra de cualquier cosa que plantee el presidente, incluso si ellos mismo han defendido esa propuesta en el pasado. El plan de seguro de sanidad de Mitt Romney se convirtió en un asalto dictatorial a las libertades Americanas cuando fue propuesto por ese hombre que ocupa la Casa Blanca. Y la misma lógica  se aplica ahora a la propuesta de los acuerdos por la deuda.

Pongámoslo de la siguiente manera: Si un presidente Republicano se las hubiera ingeniado para obtener concesiones semejantes a las que  sobre el Plan Medicare y la Seguridad Social esta ofreciendo el Sr. Obama, hubiera sido considerado un triunfo conservador.

Pero cuando estas concesiones vienen adjuntadas a menores incrementos en los ingresos y , lo que es más importante, cuando vienen de un presidente Demócrata, las propuestas  se convierten en planes  impositivos inaceptables para la economía de estados Unidos.

Además de eso, los brujos de la economía han copado el G.O.P.

Los brujos del lado de la oferta, que proclaman que los recortes en los impuestos se justifican y generan beneficios  por si mismos y /o que cualquier incremento en los impuestos llevará al colapso económico  ha sido una idea fuerza en el G.O.P desde que Ronald  Reagan abrazó el concepto de la curva de Laffer. Pero la brujería solía ser limitada. El mismo Reagan promulgó importantes aumentos de impuestos, compensando  en un grado considerable los recortes iniciales.

E incluso  la administración de primer Presidente George W. Bush se abstuvo de hacer extravagantes proclamas acerca de la magia de los recortes de impuestos, por lo menos en parte por el temor a que una proclama tal podría poner en duda la seriedad de su administración.

Últimamente, sin embargo, toda abstención se ha esfumado, sin duda ha sido expulsada del partido. El año pasado, el líder de la minoría en el Senado, Mitch McConnell, afirmó que los recortes de impuestos de Bush, en realidad aumentaron los ingresos, una afirmación completamente en contra de la evidencia, y también declaró que esto era : “ el punto de vista de casi todos los republicanos en esta materia “. Y es verdad: incluso el Sr. Romney ampliamente reconocido como el más razonable  de los contendientes para la nominación presidencial del 2012, ha suscrito el punto de vista de que los recortes en los impuestos pueden en la realidad reducir el déficit.

Lo que me lleva  a aquello de la culpabilidad de aquellos que recién ahora están advirtiendo la locura del G.O.P.

El punto es este: aquellos dentro del G.O.P que tuvieron dudas acerca de abrazar el fanatismo del recorte de impuestos podrían haber tenido una posición más fuerte si hubiera existido alguna indicación de que ese fanatismo venia con un precio, si los de afuera hubieran tenido alguna intención de condenar a aquellos que tomaran posiciones irresponsables.

Pero no existió tal precio. El Sr. Bush desperdició el excedente de los últimos años de Clinton, aun cuando prominentes expertos pretenden que ambos partidos compartan partes iguales de la culpa por los problemas de la deuda. Paul Ryan,  el presidente del Comité de Presupuesto, propuso un supuesto plan de reducción del déficit que incluía enormes recortes impositivos para las corporaciones y los ricos, y entonces recibió un premio por responsabilidad fiscal.

De modo que no ha habido presión sobre el G.O.P para mostrar signo alguno de responsabilidad e incluso de racionalidad, y es casi seguro esta ha caído al abismo.

Si usted se ha sorprendido con todo esto, significa que usted es parte del problema.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s