Cecchini y el “Izquierdismo “

Es interesante recorrer las opiniones de algunos periodistas enrolados en el progresismo kirchnerista, porque aduciendo una formación “marxista”  aún acertando en algunos puntos, olvidan ciertos aspectos fundamentales o tal vez se niegan a verlos y quizá , más seguramente, no comprenden que el materialismo dialéctico es mucho más que una filosofía o una herramienta: es ni mas ni menos que una forma de ver el mundo y transformarlo.

Daniel Cecchini por ejemplo , en  Sur, recuerda su época de militancia dentro de una tendencia estudiantil afín a las FAL en los últimos meses del 74, en  momentos en que las bandas asesinas del peronismo , asolaban los pasillos de la universidad, secuestrando y asesinando a todo aquel que tuviera cierta ligazón con la “izquierda”.

Recuerda  entonces una Asamblea estudiantil , la que por discusiones bizantinas entre grupos de “izquierda” terminó en la nada. Entre esos grupos, recuerda , no estaban el radicalismo y el PCR,  este último con el argumento de defender a Isabel contra el golpe pro ruso o pro yanqui.

Dado que al final del articulo Cecchini  sugiere repasar “ El izquierdismo….” Bueno es invitar al periodista a observar que  en ese período de 1974 ya la clase obrera y el pueblo argentino habían entrado decididamente en un reflujo de su movilización.  El avance de los grupos de derecha del peronismo, de la CNU, Guardia de Hierro, el lanzamiento de las Tres A , el copamiento de las universidades por parte de grupos fascistas y patotas armadas, el asesinato por encargo de delegados fabriles, comisiones internas, militantes populares  no dejaba lugar a dudas.

Sobre todo debería tener en cuenta que Lenin escribe ese libro en 1920, CUANDO YA LOS SOVIETS HABIAN TOMADO EL PODER.

Aquella realidad no es esta realidad, por lo tanto las discusiones han de ser muy otras.

Lenin en “ El izquierdismo,…” claramente describe por ejemplo por qué el boicot de 1905 al parlamentarismo , fue una táctica justa ,pero  después de 1917 ya no tenia asidero, y en todo el libro enfrenta decididamente tanto al “izquierdismo” del doctrinarismo, como a los oportunistas del partido. Es decir una táctica política eficaz en algún momento , puede dejar de serlo en otra situación de la movilización popular.

Vale la pena citar dos párrafos del libro que menciona Cecchini, pues la dificultad mayor que señala Lenin es el peligro de ser influenciados  por la ideología burguesa:

a) Naturalmente, bajo la dominación de la burguesía es muy «difícil» vencer los hábitos burgueses en el propio partido, es decir, en el partido obrero, es «difícil» arrojar del partido a los jefes parlamentarios acostumbrados a los prejuicios burgueses y corrompidos sin remedio por los mismos, es «difícil» someter a la disciplina proletaria al número estrictamente necesario de hombres procedentes de la burguesía (aunque en cierto número muy limitado), es «difícil» crear en el parlamento burgués una fracción comunista plenamente digna de la clase obrera, es «difícil» conseguir que los diputados comunistas no se dejen llevar por el juego del parlamentarismo burgués, sino que se ocupen de una labor sustancial de propaganda, agitación y organización entre las masas.

Todo esto, ni que decir tiene, es «difícil», lo era en Rusia, lo es incomparablemente más en la Europa occidental y en América, donde la burguesía, las tradiciones democráticoburguesas, etc., son mucho más fuertes

b) Si el bolchevismo pudo triunfar en 1917-1920, una de las causas fundamentales de semejante victoria se debe a que desde finales de 1914 denunció sin piedad la villanía, la infamia, la abyección del socialchovinismo y del «kautskismo» (al cual corresponde el longuetismo en Francia, las ideas de los jefes del Partido Obrero Independiente y de los fabianos en Inglaterra, de Turati en Italia, etc.) y a que las masas se han convencido cada día más, por experiencia propia, de que las concepciones de los bolcheviques eran justas.

Venimos sosteniendo desde hace tiempo que en Argentina estamos asistiendo al comienzo de un cercano auge de la movilización de masas, que las luchas sociales de los últimos años van creciendo en calidad y cantidad, ayudando a la consolidación de la conciencia para si de los obreros fabriles. Sin duda  las libertades políticas  logradas en los últimos años han favorecido este auge y  el regreso de los jóvenes a las lides políticas son un claro indicio de esto que decimos.

No estamos postulando  oponerse al peronismo kirchnerista  porque si, sino simplemente , sin  enrolarse en la defensa de posiciones políticas que cada vez más derivan hacia la derecha, hacia el dominio del PJ y la burocracia  sindical en las decisiones gubernamentales, debemos  luchar para defender las conquistas democráticas logradas, encomiar todo logro en defensa de los DDHH, oponiéndonos a la cooptación de los organismos que los defienden, alertando sobre los retrocesos, criticar la criminalización de la protesta, enfrentando a las patotas sindicales aliadas del gobierno.

Esto a la vez que se denuncia esa derechización y teniendo claro que no estamos ante un gobierno  revolucionario, que ni siquiera pretende serlo, que lo dice con total sinceridad, sino ante uno que representa ciertos intereses capitalistas, financieros y monopólicos, distintos a los que hasta ahora venían predominando.

Dicho esto, debe quedar claro que lo que debería hacerse es pararse junto al gobierno defendiendo toda ley progresista, sea Ley de Medios, Ley de Glaciares, nacionalización de AFJP, estatización de Aerolineas, expropiación de Papel Prensa, nacionalización y recuperación de los ferrocarriles, exigiendo un control popular de esas empresas para que no caigan en manos de la burocracia cegetista empresaria o de los interesados amigos del poder.

Por ejemplo es el momento de unirse al pueblo de Quilmes , a los peronistas honestos de allí, a los partidos de izquierda  ,a la CTA a las organizaciones  barriales y de defensa del medio ambiente y Derechos Humanos para enfrentar el negociado inmobiliario que pretenden hacer los políticos del PRO aliados con el PJ para  favorecer un proyecto de Techint que dejara sin costa de río al pueblo quilmeño. Es el momento de defender el Hospital Gandolfo en Lomas de Zamora,, el de apoyar al pueblo de Villa Constitución  y Parana Metal, a los hermanos Tobas de Formosa , y también a los sin techo de Soldati, y a los cientos de miles de pobres  y hambreados por el sistema, de luchar para que se investigue el papel de Pedraza en el asesinato de Mariano Ferreyra, de los villeros del Indoamericano a mano de la Federal y de las patotas macristas .

Ser de izquierda es, pues, no olvidar que hay un pueblo sufriente reclamando por sus derechos, abandonado por los gobiernos y dependiendo de la posibilidad de conseguir subsidios, y sin chance de poder trabajar  ni acceder a una vivienda digna.

Pero ser de izquierda es fundamentalmente saber que aún cuando estemos ante un gobierno que atiende muchas  necesidades  sociales y  permite la expresión de las demandas populares, es aún un gobierno capitalista y como tal responderá siempre a las leyes del capital.

No se es pues izquierdista si se sostiene y defiende que esta es la única alternativa posible para el pueblo argentino.

Hacer esto último es justamente lo que critica Lenin en muchos párrafos  del Izquierdismo, y es casi como repetir la propuesta del PCR en aquella asamblea que Cecchini recuerda.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s