Apoyamos el matrimonio entre gente rara

Matrimonio entre gente rara

/fotos/radar/20100613/notas_r/sl03fo01.jpg

Estoy completamente a favor de permitir el matrimonio entre católicos. Me parece una injusticia y un error tratar de impedírselo.

El catolicismo no es una enfermedad. Los católicos, pese a que a muchos no les gusten o les parezcan extraños, son personas normales y deben poseer los mismos derechos que los demás, como si fueran, por ejemplo, informáticos u homosexuales.
Soy consciente de que muchos comportamientos y rasgos de carácter de las personas católicas, como su actitud casi enfermiza hacia el sexo, pueden parecernos extraños a los demás. Sé que incluso, a veces, podrían esgrimirse argumentos de salubridad pública, como su peligroso y deliberado rechazo a los preservativos. Sé también que muchas de sus costumbres, como la exhibición pública de imágenes de torturados, pueden incomodar a algunos. Pero esto, además de ser más una imagen mediática que una realidad, no es razón para impedirles el ejercicio del matrimonio.
Algunos podrían argumentar que un matrimonio entre católicos no es un matrimonio real, porque para ellos es un ritual y un precepto religioso ante su dios, en lugar de una unión entre dos personas. También, dado que los hijos fuera del matrimonio están gravemente condenados por la Iglesia, algunos podrían considerar que permitir que los católicos se casen incrementará el número de matrimonios por “el qué dirán” o por la simple búsqueda de sexo (prohibido por su religión fuera del matrimonio), incrementando con ello la violencia en el hogar y las familias desestructuradas. Pero hay que recordar que esto no es algo que ocurra sólo en las familias católicas y que, dado que no podemos meternos en la cabeza de los demás, no debemos juzgar sus motivaciones.
Por otro lado, el decir que eso no es matrimonio y que debería ser llamado de otra forma no es más que una manera un tanto ruin de desviar el debate a cuestiones semánticas que no vienen al caso: aunque sea entre católicos, un matrimonio es un matrimonio, y una familia es una familia.
Y con esta alusión a la familia paso a otro tema candente sobre el que mi opinión, espero, no resulte demasiado radical: también estoy a favor de permitir que los católicos adopten hijos.
Algunos se escandalizarán ante una afirmación de este tipo. Es probable que alguno responda con exclamaciones del tipo “¿Católicos adoptando hijos? ¡Esos niños podrían hacerse católicos!”.
Veo ese tipo de críticas y respondo: si bien es cierto que los hijos de católicos tienen mucha mayor probabilidad de convertirse a su vez en católicos (al contrario que, por ejemplo, ocurre en la informática o la homosexualidad), ya he argumentado antes que los católicos son personas como los demás.
Pese a las opiniones de algunos y a los indicios, no hay pruebas evidentes de que unos padres católicos estén peor preparados para educar a un hijo, ni de que el ambiente religiosamente sesgado de un hogar católico sea una influencia negativa para el niño. Además, los tribunales de adopción juzgan cada caso individualmente, y es precisamente su labor determinar la idoneidad de los padres.
En definitiva, y pese a las opiniones de algunos sectores, creo que debería permitírseles también a los católicos tanto el matrimonio como la adopción.
Exactamente igual que a los informáticos y a los homosexuales.
Este apoyo al matrimonio entre católicos circula por Internet y gana adhesiones que se cuentan de a cientos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Apoyamos el matrimonio entre gente rara

  1. Cristian dijo:

    EXCELENTE!!!! Felicitaciones

  2. Cristian dijo:

    Es válido además, comprender que no es responsabilidad de los católicos, que los líderes de su culto, en otras épocas hayan asesinado a sangre fría en pos de preservar su culto (a los de ahora se les dice fundamentalistas, no?) y que en épocas mas recientes hayan surgido acusaciones de todo tipo, relacionadas con estafas, malversación de fondos, tratos con la mafia e incluso pedofilia.

    Tampoco permiten que sus rituales sean realizados por mujeres, quienes solo pueden acceder a niveles muy básicos de su culto, mas relacionados con el servilismo, y les está definitivamente vedado todo acceso a niveles superiores, por ende, a participar de cualquier toma de desiciones y/o modificaciones de su propio culto; es decir tampoco ven como iguales a sus propios adeptos.

    Por suerte, en éste caso, las actividades de su cúpula no es carácter transitivo de las aspiraciones de sus adeptos; por ello también estoy de acuerdo con el matrimonio entre ésta gente rara.

    • Pichaco.wordpress dijo:

      Totalmente de acuerdo, y abundemos en eso de la posicion frente a la mujer, recordando que la misma ceremonia del MATRIMONIO se creo en la Edad Media ( la edad oscura ) , ya que antes de eso no se realizaba la ceremonia religiosa. La ceremonia, en ese entonces era en realidad un juramento de fidelidad al señor feudal, y reproducia la ceremonia de vasallaje en la que el siervo de la gleba, o un soldado o habitante del feudo se comprometia a servir fielmente a su amo y en prueba de ello intercambiaban algun bien o prenda.Y lo hacian frente a un sacerdote vestido con las tipicas ropas medievales. O sea la sotana. Ceremonia que se prolongo hasta ahora, cuando como prenda de servidumbre se intercambian anillos. Era necesario para el feudal asegurarse que los hijos de su mujer fueran suyos, por la herencia del feudo. De modo que inventaron eso y el Cinturonde Castidad. ¿lo propondrian ahora?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s